Breu història del Carnestoltes del Grau

Per tots és ben sabut el caràcter obert i fester que caracteritza des de sempre a la gent del Grau. Potser siga la forma de ser i sentir dels grauers i graueres o el seu caràcter mariner o potser siga aquest un fet íntimamnet lligat al seu ADN. El cas és que qualsevol acte que s’organitze sempre acaba tenint un component festiu que el fa diferent, únic i propi del Grau. I sense lloc a dubtes el Carnestoltes n’és una clara mostra.

Rei Carnestoltes 2003 (Foto: Enrique García)

Antecedents històrics.

L’ordre del Ministeri de Governació del 3 de febrer de 1937 prohibia la celebració del Carnestoltes. Aquesta prohibició es va mantindre vigent fins l’arribada de la democràcia. Com a exemple, l’ordre del Governador Civil de la Província que es publicava a la premsa local el 3 de febrer de 1959 i que deia: “En su consecuencia este Gobierno Civil recuerda, una vez más, el contenido de dicha disposición y en su virtud queda terminantemente prohibida cualquier manifestación festiva que recuerde o pueda recordar, aunque sea indirectamente y bajo cualquier forma o expansión carnavalesca felizmente desterrada. Lo que hago público para general conocimiento y cumplimiento en toda la provincia, debiendo los Sres. Alcaldes, Guardia Civil y demás agentes de mi Autoridad denunciarme cuantas infracciones se cometan que serán castigadas con todo rigor. Castellón de la Plana, 2 de febrero de 1959. El Gobernador Civil, José Antonio Serrano”.

Als anys 80 del segle passat i amb l’aparició i posterior desenvolupament de les penyes, les festes patronals del Grau comptaven amb distints actes on les disfresses tenien un important protagonisme. Era aquest el cas de les entrades dels bous on les nombroses penyes, sobretot les que patrocinaven els bous, lluien divertides i colorides disfresses temàtiques en sana competencia per vore quina penya era la millor i la que més impacte produia en el públic. Amb la crisi que patiren les penyes als anys 90, va perillar la continuitat d’aquestes entrades, mantingudes únicament per un reduït número de col·lectius als quals debem la seua supervivència. Actualment, i gràcies a les penyes i a les colles de nova creació, s’han reviscolat aquestes desfilades úniques del Grau que són una mostra de color, imaginació i festa que tenen lloc durant les festes de Sant Pere cada vesprada de bous.

També als anys 80 es transforma la tradicional Cavalcada de la Mar en una desfilada de disfresses on qualsevol vestimenta està permesa, desvirtuant-se la idea original d’aquesta desfilada creada a finals dels anys cinquanta i que pretenia ser una mostra costumista dels distints oficis i tasques que corformen el món de la mar. Res més lluny de la realitat. En aquells anys la Cavalcada de la Mar va ser una verdadera desfilada de Carnestoltes que pot ser fora l’origen del Carnestoltes que coneixem a l’actualitat. A principis dels anys noranta, la nova Comissió de Festes de Sant Pere decideix que la Cavalcada de la Mar ha de retornar als seus orígens i ser una mostra costumista, deixant les disfresses per a les entrades dels bous i per al Carnestoltes.

Festes de Sant Pere anys 80 (Foto: Vicente Jorge)

Els primers Carnestoltes (1990-1991)

Encara que als anys vuitanta tenim coneixement d’alguns intents per organitzar un Carnestoltes al Grau, no serà fins a l’any 1990 quan aquestos es materialitzen. De la mà del polifacètic artista Manolo Diaz i amb el patrocini de l’Ajuntament de Castelló es dissenya un programa de Carnaval que estarà molt lluny del que coneixem a l’actualitat, però que no deixa de ser un intent més que valent d’incorporar al Grau aquesta festa. Del Carnestoltes de l’any 1990 cal destacar la presentació dels Botafocs que ompliren d’espurnes el Grau per primera vegada. Des d’aquell any, han participat en pràcticament totes les edicions del Carnestoltes.

Primera formació de Botafocs – Dimonis del Grau (1990)

Carnestoltes organitzat per la Comissió de Festes de Sant Pere (1992-1996)

A l’any 1992 el Grau tindrà una nova Comissió de Festes de Sant Pere presidida per Manuel García Reyes. Entre les idees que García Reyes vol incorporar al Grau està l’organització d’una sèrie de festes més enllà de les pròpies festes de Sant Pere i de la Magdalena que tradicionalment s’organitzen des de la Comissió de Festes o com a Gaiata 12. D’aquesta manera es crearan les “Festes populars del Grau” des d’on es participarà amb les festes del Carmen, s’impulsarà la posada en marxa de la Unió Musical del Grau i, com no, es potenciarà el Carnestoltes.

Cartell Carnestoltes 1994 organitzat per la Comissió de Festes de Sant Pere

Així, el Carnestoltes, començarà a tindre l’estructura propia d’una festa. A l’any 1992 únicament s’extendrà al cap de setmana, principalment al dissabte. Des de 1993 s’ampliarà la festa fins el dimarts (dia del soterrament de la Sardina), amb la celebració de la festa de l’ensenyament secundari que contaria amb la participació de tots els instituts de batxillerat de la ciutat de Castelló i, com no, del Grau. Aquesta festa consta d’un concurs de disfresses, alguna actuació musical i una “torrà” de sardina.

Eixe mateix any 1993 es crea la figura del Rei Carnestoltes, personatge representant de la festa i que cada any recau en alguna persona, home o dona, d’ampla vinculació festera. A més a més s’incorporen les carrosses a la desfilada i apareixen les primeres comparses, com “El Palmeral” que li donaran a la desfilada una gran vistositat.

Carnestoltes organitzat per la Regidoria de Joventut de Castelló (1997-2015)

A l’any 1997 la Comissió de Festes de Sant Pere renuncia a l’organització del Carnestoltes fent-se càrrec la Regidoria de Joventut de l’Ajuntament de Castelló. Aquestos últims anys del segle servirán per a potenciar el Carnestoltes d’una manera definitiva. Es millora l’organització, es lloga una gran carpa per a la realització de les actuacions i se li dona l’estructura que actualment té el Carnestoltes. Tres dies de festa: divendres, amb la Crida Infantil, la rebuda del Rei Carnestoltes i el sopar de pa i porta; dissabte amb la Gran Desfilada i el lliurament dels Premis i el diumenge amb la desfilada i soterrament de la Sardina. Són anys de gran il·lusió on la gent sent i viu la festa. A la Comparsa El Palmeral se’n afegiran d’altres com la Comparsa Gregal així com algunes penyes i colles de Sant Pere. A l’any 1996 un grup de gaditans grauers encapçalats per José Manuel Velázquez, crearan una “chirigota”, estil de Cadis, que participarà alguns anys a la festa. A l’any 1997 participarien amb el lema “Los Pieles Rosas” i a 1998 com “Menuda Pandilla”, gravant en una cinta de cassette totes les seues cançons.

Cartell Carnestoltes 2006 organitzat per la Regidoria de Joventut de l’Ajuntament de Castelló

A partir de l’any 2003 la Regidoria de Joventut convoca un concurs públic per a triar una empresa privada que organitze el Carnestoltes baix la coordinació i supervisió del propi Ajuntament de Castelló. El fet que organitzen la festa algunes empreses de fora de Castelló fa que baixe notablement la participació i la qualitat d’alguns dels actes programats, i es redueixen inclús els dies de festa a divendres i dissabte (anys 2013, 2014 i 2015). Són anys complicats en els quals perilla la continuitat de la festa, a excepció de la Gran Desfilada que, malgrat tot, continua tenint una excel·lent participació. També destacar que a l’any 2008, la companyia Splai Teatre escriu una cançó per a la promoció del Carnestoltes del Grau amb el titol “Posa’t ja la teua mascara!” amb música de Roberto Ruiz, que seria interpretada per l’humorista Edu Mutante. La lletra deia així:

Posa’t ja la teua máscara
Comença’t a disfressar
Tots contents, ganes de festejar
Perque comença ja el carnaval

Les penes deixa-les a un costat
Vingueu tots per a ballar
Junts tres dies màgics disfrutar
Perque comença ja el carnaval

Carnaval, la festa ja esta al Grau
benvinguts els que vullguen estar
ballarem al ritme del compás
Perque comença el carnaval!

Les comparses estan llestes ja
Començen a desfilar
Canten i no deixen de cridar
Perque comença ja el carnaval

Vinga posa’t ja la màscara
I vine corrents al Grau
Vinga posa’t ja la màscara
Perque comença el carnaval!

Carnaval, la festa ja esta al Grau
benvinguts els que vullguen estar
ballarem al ritme del compás
Perque comença el carnaval!

Botarem i ens disfressarem,
esta nit no oblidarem.
Vinga posa’t ja la màscara
I vine corrents al Grau.

Vinga posa’t ja la màscara
Perque comença el carnaval!

Carnaval, la festa ja esta al Grau
benvinguts els que vullguen estar
ballarem al ritme del compás
Perque comença el carnaval!

Carnaval,la festa ja esta al Grau
benvinguts els que vullguen estar
ballarem al ritme del compás
Perque comença el carnaval!

Botarem i ens disfressarem,
esta nit no oblidarem.

Carnaval, la festa ja esta al Grau
benvinguts els que vullguen estar
ballarem al ritme del compás
Perque comença el carnaval!

Carnestoltes organitzat per la Tinència d’Alcaldia del Grau i el Patronat Municipal de Festes (2016-2020)

A l’any 2016 el Carnestoltes passa a ser organitzat per la Tinència d’Alcaldia del Grau amb el patrocini del Patronat Municipal de Festes, com un intent de potenciar la festa retornant als seus orígens. De nou es torna als tres dies de festa, es potencien les actuacions musicals i les desfilades amb actuacions i animacions de major qualitat. La resposta, tant dels participants com del públic és magnífica, fet que ha permés continuar amb aquesta fòrmula organitzativa fins l’edició d’enguany.

Cartell Carnestoltes 2019, organitzat per la Tinència d’Alcaldia del Grau i el Patronat de Festes

A l’any 2021 i degut a una terrible pandèmia del coronavirus Covid-19, es suspenen les celebracions del Carnestoltes. L’any anterior, 2020, el Carnestoltes del Grau va ser l’única festa gran del calendari festiu anual celebrada a la ciutat de Castelló, doncs es suspengueren les festes de la Magdalena, Lledó i Sant Pere.

LA FESTA DEL CARNESTOLTES DEL GRAU

El Rei Carnestoltes

Des de l’any 1993, el Carnestoltes del Grau compta amb la figura del Rei. Aquest està representat per una persona, home o dona, d’una clara vinculació amb el món de la festa. El Rei Carnestoltes porta un vestit i una màscara d’inspiració veneciana que cada any és diferent. La curiositat d’aquest personatge radica en el fet que manté anònima la seua identitat fins el diumenge de Carnestoltes quan, una vegada acabat l’últim acte de les festes, el Soterrament de la Sardina, el Rei es lleva la màscara en públic donant per acabats els nombrosos rumors que han circulat pel Grau al llarg de tot el cap de setmana intentant endevinar qui s’amaga darrere de la màscara. Pot ser una de les coses més complicades del Carnestoltes siga mantindre el secret de la identitat del Rei. El Rei Carnestoltes porta dos acompanyants amb túnica i màscares venecianes a conjunt.

Llistat d’homes i dones que han encarnat la figura del Rei Carnestoltes (1993-2020)

1993- Sidro Beltrán

1994- Paco Bernad

1995- Mari Ángeles Turch

1996- Mari Ángeles Martínez

1997- Isabel Garcia

1998- Paco Vilar

1999- Tian Pla

2000- Charlo de la Gala

2001- Teresin Bacas

2002- Domingo López

2003- Juanra Albiol

2004- Carlos Torrent

2005- Vicente Martí

2006- Silvia Olivares

2007- Cento Hidalgo

2008- María Valverde

2009- Lledó Fallán

2010- Laia Bacas

2011- Mónica del Señor

2012- Carmen Dora Castillo

2013- Olaia Royo

2014- Andrés Carrillo

2015- Bárbara Pascual

2016- Ximo Fábrega

2017- David Chiva

2018- Juan Santacatalina

2019- Fernando García

2020- Gemma Torrent

2021- No es celebra

Imatge d’una bona representació de grauers i graueres que han encarnat al Rei Carnestoltes (2019) -Fotos: Arxiu Xavi Olivares


Actes tradicionals del Carnestoltes del Grau.

-Cridà Infantil del Carnestoltes. Té lloc el divendres de vesprada i és un acte pensat per als xiquets i les xiquetes. A la primera part de l’acte, una representació d’escolars dels quatre centres del Grau reciten la Cridà Infantil del Carnestoltes que va escriure l’escriptor i mestre VIcent Marçà a l’any 1998:

Alegre i a fer festa
com cada any ací estic
i el que no estiga conforme
que se furgue el melic.
Si em voleu per vostre rei
m’ho podreu demostrar
aprenent aquestos versos
que ara us vull ensenyar:
Carnestoltes, vinga voltes;
Nadal, de mes en mes;
Pasqua, tots els dies;
Quaresma, no tornes més.

El temps ha arribat
en que l’ordre s’ha acabat.
L’única obligació que hi ha
és divertir-se sense parar.
Si aquests dies trobeu
algú que us vol manar,
agarreu-lo de broma
i no cal que li feu cas.
Carnestoltes, vinga voltes…

Us dic, pel vostre interés,
que el món girarà al revés
i cadascú podrà ser
allò que en tot l’any no és.
L’estudiant pot ser una xica,
el llaurador, mariner;
l’astronauta, ballarina
i el treballador, malfaener.
Carnestoltes, vinga voltes…

Si voleu encertar sempre
en prendre una decisió
deixeu-vos guiar tothora
per la vostra imaginació.
A un racó les penes,
preocupacions i maldecaps,
i els llibres i llibretes,
tancats en un calaix.
Carnestoltes, vinga voltes…

Aquests dies que vénen
són de gran animació,
jugueu, canteu, balleu
que tindreu satisfacció.
Si el riure us abandona
i la tristor us vol visitar,
canteu fort els meus versos
i l’alegria tornarà.
Carnestoltes, vinga voltes…

En acabar la lectura de la Cridà, una actuació infantil serveix per tancar l’acte.

Escolars que llegiren la Cridà Infantil del Carnestoltes 2020 de Vicent Marçà (2020)

-Cridà del Rei Carnestoltes. Té lloc a la Tinència d’Alcaldia del Grau. En mig d’un acte de llum i so, fa la seua aparició per primera vegada el Rei Carnestoltes. Des del balcó fa la lectura de la Cridà del Rei Carnestoltes i el Tinent Alcalde del Grau li lliura la Vara de Comandament simbolitzant que és ell qui mana al Grau al llarg dels dies en què tindrà lloc la festa.

A l’any 1993 es crea una Cridà de Carnestoltes escrita per Vicent Ortiz aprofitant els primers versos d’un poema de Miquel Peris. Aquest text es seguirà recitant fins l’any 2015:

Grotesc i destarifat,
carregat de bogeries,
només per passar tres dies
Carnestoltes ha arribat
.

Vinc per a cridar
un missatge d’alegria
per tindre en aquest dia
la millor festa de l’any

Jo comboie a tot el mòn
amb la meua veu manifesta
per disfrutar de la gresca
que ací hui montarem:

“I al que li pique, que se rasque!”
Que ja ho diu una dita popular:
que una vegada a l’any no fa mal,
doncs tenint prop la Quaresma i sent ara Carnaval,
mai tinguerem una fita que for a més cabal.

Així que canteu, balleu,
gaudiu d’aquestos dies qntre risa,
i si tot va bé
jo estare l’any que ve,
tornant-vos a pegar la pallissa
.

Us faig aquesta crida de veres,
no cregueu que es un parany.
Fem entre tots d’aquesta festa,
que collons!,
la més bonica de l’any

Carnestoltes ja es nat,
visca, visca el mascarat!

Des de l’any 2016 es recita la Cridà obra del poeta castellonenc Vicent Jaume Almela:

Carnestoltes, Carnestoltes!
entre febrer i març,
a les portes de la Quaresma
és un goig de festa al Grau.

Càntics, destarifos, burletes,
tot ho porta el rei carnal.
El pescador serà fornera,
la fornera, guàrdia municipal.


La pescatera, sirena,
el faroner serà soldat,
el tender, sardina fresca,
i el fuster, gripau de la marjal.

Castanyera!, torra castanyes,
que “castanyuts” ens faran.
entre màscares, indis i pirates,
les xarangues van tocant.

Arribat ja Carnestoltes!
desfilada principal,
entre càntics i rialles
les penes s’han oblidat.

Disfresses de tota mena,
disbauxa i diversió
colorida alegria
conformen aquest Pregó!

“I al que li pique que es rasque”
diu la dita popular,
i si li ve el mal de panxa
que vinga ací a ballar.

Carnestoltes, Carnestoltes!
entre febrer i març,
a les portes de  la Quaresma
és un goig de festa al Grau!

Cridà del Rei Carnestoltes 2020

-Desfilada Infantil de Carnestoltes. Té lloc el dissabte pel matí i congrega a centenars de xiquets i xiquetes disfressats. En acabar la desfilada, una actuació per a tota la família.

Desfilada Infantil de Carnestoltes (2019)

-Gran Desfilada de Carnestoltes. És l’eix central de la festa i té lloc dissabte per la vesprada-nit. Es tracta de l’acte més multitudinari en quan a participació i assistència de públic. Desfilen xarangues, grups d’animació, carrosses i el Rei Carnestoltes en carrossa o damunt d’alguna estructura. Aquesta desfilada incorpora un concurs de disfresses amb distintes categories: individuals, parelles, grup reduit, gran grup i carrosses, incloent un premi especial a la millor posada en escena. Els qui vullguen participar al concurs han d’inscriure’s prèviament. Els premis es lliuren en acabar la desfilada. La participació a la desfilada es totalment lliure, únicament cal inscriure’s per a participar al concurs.

Grup a la Gran Desfilada de Carnestoltes (2019)

-Vetlatori, “Versots”, Desfilada i Soterrament de la Sardina. És l’acte que serveix per a posar punt i final al Carnestoltes. En primer lloc la Sardina, representada per un peix de dos metres, es ubicada junt a l’escenari. Allí els Botafocs li recitaran els “Versots”, text en vers que satiritza la situació cultural i política local, autonòmica i nacional. Tot seguit la desfilada de la Sardina amb la participació de Botafocs, la Unió Musical del Grau, el Rei Carnestoltes i tota la gent que vullga participar vestida de dol. Una vegada finalitzada la desfilada, té lloc el soterrament de la Sardina amb la crema d’aquesta. Els últims anys la sardina ha estat dissenyada i reañitzada per l’artista faller de Benicarló Ximo Foix. Amb l’últim acte del Carnestoltes, el rei descobreix la seua identitat llevant-se la màscara.

Desfilada de Viudes (2019)
Soterrament de la Sardina (2003)
Soterrament de la Sardina (2019)

-La Carpa de Carnestoltes. Divendres i dissabte a la nit, la protagonista és la Carpa de Carnestoltes, escenari de diversió, música i ball. Actuacions musicals, DJ, espectacles de varietats, etc, han anat succeint-se des de l’any 1998 en que es monta per primera vegada. Entre les actuacions més destacades cal citar a El Chaval de la Peca, Macaco, Las Hijas del Sol o els actors còmics Toni Albà i Jeremy Williams i fins i tot un concurs de Drag Queens. La carpa també ha estat l’escenari on s’ha desenvolupat el tradicional sopar de pa i porta des del muntatge de la primera carpa a l’any 1998. Cal dir que el primer sopar de pa i porta va tindre lloc a la plaça de la Mare de Déu del Carmen a l’any 1997 que va quedar deslluit per l’intens fred que va partir el Grau aquella nit.

A la carpa té lloc cada any el lliurament de premis dels concursos de disfresses i de carrosses participants a la gran desfilada.

La carpa s’ha montat sempre des de 1998, a excepció d’alguns anys en que la festa es traslladaria a la Sala Opal del Grau. Independetment d’aquestos anys, la carpa s’ha instal·lat al parc de La Panderola. A l’any 2019 i degut a les obres de reforma del parc, la carpa es trasllada a la plaça del Casal Jove i a l’any 2020 al carrer dels Treballadors de la Mar.  

Sopar a la Carpa de Carnestoltes (2020)

-Altres actes. La programació del Carnestoltes grauer la completen desfilades pels carrers del Grau, animacions i tallers pensats per a totes les edats amb especial incidència en el públic familiar.

Originalitat de les disfresses del Carnestoltes del Grau.

El Carnestoltes del Grau es caracteritza per unes disfresses senzilles, divertides i carregades d’ingeni i d’imaginació. Majoritàriament la gent participa en grups. Cadascún dels grups tria una temática diferent i al llarg d’alguns mesos, es confeccionen les disfresses que són, principalment d’una gran originalitat. El públic assistent a la Gran Desfilada es sorprén amb cada grup i no deixa de riure i divertir-se de principi a fi.

Programes i cartells del Carnestoltes del Grau


Aquest article està en constant actualització, per tant és fonamental la teua col·laboració. Si tens dades, fotografies, cartells, programes, etc que creus poden resultar interessants per a contar la història del Carnestoltes del Grau, et demanem que ens les faces arribar a: arxiuhistoticgrau@gmail.com

Per Sant Pere gelats: l’univers poètic d’un banquet de fusta

gelats xamuso
De les Festes de Sant Pere de la meua intantesa, recorde l’aroma del sucre acabat de cremar i les tertulies que tenien lloc al voltant d’un banquet de fusta.
Ma casa era un mostrari d’olors tot l’any, però sobretot en dies de festa. Ja de bon matí, les flaires del xarop de sucre cremat pujaven per a vetusta escala de cargol fins a la meua habitació i ho emplenaven tot amb el seu baf bondadós: les parets, els racons, els llençols, tot quedava impregnat d’aquella dolça sentor. La cuina estava a la planta baixa de la casa i, cada dia a la mateixa hora, per Sant Pere, mon pare practicava l’estricte ritual de cremar el sucre -fer el sucre, deia ell- que era, sense dubte, la maniobra més important-i, també la més difícil- a l’hora d’aconseguir el punt just d’una bona aigua de civada, perquè els lectors hauran de saber que ací, al Grau de la meua memòria, el color tan característic d’aquest refresc, pel que jo recorde, sempre s’ha aconseguit amb l’afegiment del sucre cremat.
A la nit, però, ma casa feia una olor àcida, fruitosa, molt cítrica, que refrescava l’ambient, a causa dels poals plens d’aigua amb peles de llimona, que mon pare deixava en remull perquė agafaren un punt d’aroma determinada.
A primera hora del matí, arribaven els primers clients de la paradeta de gelats. Tota la humanitat del “Ripi” (Enrique Ripiana, q.a.c.s.) s’acostava a la reixa costanera que comunicava amb la cuina per preguntar al mestre gelater: “Batiste, que pa quan la tindràs feta? No ho sé, no ho sé, Enrique. No em dones presses. Pot ser que per a
després de l’esmorzar, que encara he d’anar a fer gel”. Cal dir que el Ripi era un gran entusiasta de l’aigua de civada i del mantecado -un dels millors clients de la paradeta de gelats- i el seu tast era imprescindible per tal d’avaluar la qualitat del producte.
El gel del matí el feia mon pare, peró a la vesprada, amb la calima al damunt, hi havia que gelar un altra vegada, per a mantenir el producte amb una consistència adequada per al seu consum. Mon pare abocava més xarop a dins de les geladores. Començava a gelar, per això els encarregats d’anar a per el gel a la fabrica del senvor Abel érem, invariablement, els de la meua colla d’amics: Fernando Cumba, Gabriel Campos, Vicent Viciano (q.a.c.s.), Tonin... Tres barres mòltes i dos de trencades a trosssos, solia ser la càrrega de gel necessària per a acabar el dia, la qual cosa transportàvem en un carro de ma que sempre estava a punt de mecànica i de pressió a les rodes, gràcies a la perícia del taller de Pepito.
hpqscan0014
Després, en fer-se la crosta gelosa, els primers a tastar el refresc n’érem nosaltres.

El banquet de fusta que va construir mon tio Nel·lo era tota una institució al barri. Al matí, quan el soł queia de ple, l’ubicaven a la façana sud de l’editici. sota el recer del tendal groc, a la porta principal de la casa, al carrer de la Verge del Carme i en rodar el sol, el banquet anava avançant com un cargol que busca la frescor, de manera que, ja havia guanyat uns quants metres cap a la cantonada del carrer de la Verge del Carme amb el de Canalejas. Ben entrada la nit, el banquet tornava a la seua ubicació primera, per a la delectació dels seus inquilins, que en aquesta nova orientació podien fruir de la carícia de la brisa marítima amb tota la seua intensitat.
No cal dir que el banquet estava tot el dia ocupat pels parroquians i parroquianes de ca mon pare. Eren un exercit d’addictes al negre xarop que aprofitaven l’ocasió per a refrescar-se i tambe per a fer un alto en els tràfecs del dia: mestresses de casa, jubilats, xiquets, o estiuejants desvagats que buscaven els beneficis terapèutics de la conversa, entre glop i glop d’aigua de civada, al voltant de la pau d’aquell humil seient.

Durant tot el dia però, sobretot a l’hora baixa, era una delicia asseure’s al seu sí, mentre escoltaves alguna historia fantàstica i la brisa et llepava les galtes. I és que, des d’aquell indret s’aprenien coses fascinants, agosaradament fascinants.
M’estime molt aquest banquet només perquè des del seu ampit el meu oit va anar educant-se en la música de la vida que hi passava. Música que mai no m’ha abandonat i que sempre he associat a una insubornable sensació de llibertat. Assegut en aquell univers de converses, va ser quan vaig adonar-me que la idea de la llibertat tenia molt a veure amb un seguit d’actes rutinaris, en aparença insignificants, però del tot Iliures, que eren el fonament del dret que tenim a fruir de la vida. Actes elementals, que formen el teixit dels dies, com ara beure’s un glop d’aigua de civada o fer una llepada a un pipo de mantecado, mentre queia la calda d’estiu; fer una ullada al periòdic del matí; mirar la gent com passeja el carrer; esperar una improvissada trobada d’amor a mitja tarde; o escoltar, a cau d’orella, les històries trivials que algun savi hi contava.
Actes de vida.
La història d’aquest banquet és la història de ma casa; és el canemàs inviolable de la meua infantesa i també el de bona part de la colla de xiquets i de grans que als tombants dels anys seixanta pul·lulavem per aquell Grau de pols i il·lusions; el púlpit que cercava el discurs del mariner que arribava a terra després d’una llarga jornada de treball, amb la pell plena de suor i escates, la butxaca mig buida, pero amb moltes històries per contar. Es el testimoni que ens fa sabedors que allò que ens va passar va ocórrer, de debó, i en un poble aprop de la mar. Es el solatge d’un temps, certament ja passat. Enllà, al voltant d’aquell humil seient, es contaven les històries que potser havien passat o potser no -tant s’hi valia-, en uns altres mars, amb uns altres vents, amb altres gents. I, és en aquelles històries on niava tot l’imaginari d’una nissaga de grauers que em fa l’efecte que va perdent, malauradament, el bell costum a contar histôries.

Ara, el banquet de fusta, roman abandonat en un garatge fosc i es troba amb el vernís ja esquitxat i amb els llistons que el formen amb signes evidents del pas del temps, parò la seua presència roman inalterable sota el naufragi de la seua memòria i encara m’il•lumina l’encenall del record. I és que encara ens fa falta un Iloc perquè algú ens conte històries de naufragis, de pirates maleits, de princeses, de bruixes i encanteris, de catifes voladores, ni que fora al redós d’un banquet de fusta. Encara.

JOAN BTA. CAMPOS I CRUAÑES. Publicat al Llibret de Festes de Sant Pere 2001.

El “Jardinet”

pdvd_077
El “Jardinet” amb la seua entranyable basseta.

El “jardinet”, temps enrere, fou un lloc alegre i feraç, Acollidor i tranquil. Recòndit i amable. Callat testimoni de, qui sap quants festeigs i quantes declaracions amoroses. Peró tambe lloc d’esbarjo per la mainada. I a la fi, vestit de gala, escenari grandiós de festivols esdeveniment “graueros”. Tot això era el “Jardinet”. Ara, només queden vestigis del fogós protagonisme que va representar per a la gent del Grau aquest entranyable jardí.
El “Jardinet” va nàixer de les mateixes entranyes del pinar.
Quan es va delimitar el recinte que havia d’ocupar el jardí, no es van tallar tots els pins que quedaven dintre, sino que en van deixar uns quants. Eixos pins, (alguns d’ells monumentals i centenaris) com una espècie arbòria més, omplien i donaven varietat al “jardinet”. Aquests pins van conviure amb els arbusts i les variades espècies d’arbres fins els anys vuitanta que els van tallar tots.
No era la primera vegada que es tallaven pins del pinar. No feia molts anys, en l’any 1897, ja el pinar va patir lo que potser siga la primera tala a gran escala de pins. Va ser per tal de construir la via del “tren de la pedrera”, que hauria de resultar vital per a dur els blocs de pedra destinats per a les naixents esculleres del port.
Posteriorment, ja en l’any 1939, s’inauguraria al costat de la via de “la pedrera”, un altre vial que enllaçava el port amb la línia de ferrocarril del Nord; i ja per últim, a escassos metres d’aquestes dues vies, s’en va obrir una tercera al 1941 que arribava fins l’interior del port i que venia a incrementar les possibilitats d’entrada i sortida de mercaderies al port mitjançant el tren. Avui, només en queda una, i gairebé no s’utilitza.
Les vies aquestes del ferrocarril assenyalen el limit del “jardinet” en el seu extrem nord. Pel costat oposat llinda amb l’avinguda “Serrano Lloberas”. A l’Oest estava “el quadro” (més tard, ja als anys cinquanta, s’edificaria el “Grupo José Antonio”). A la banda Est, el pinar donava al mar, al port.

1960jardinespuertox1
El “Jardinet” en una imatge dels anys 1960.

Aquest jardí, que tècnicament des dels seus origens va prendre la denominació de “jardi del port”, era conegut però, per la gent del Grau amb el nom de “el jardinet”. I és que, eixe jardi, el del port, era el jardi per antonomàsia.
El projecte de crear un jardí al costat del port va sorgir al poc de temps d’iniciar-se la construcció del port. Allà pels primers anys del segle vint. La iniciativa procedeix de la “Junta de Obras del Puerto de Castellón” (fundada al 1902). Es tracta d’una idea similar a la que va impulsar la creació a Castelló del “Parc Ribalta” en els darrers anys del segle XIX, el qual va ser concebut amb la intenció d’aproximar la recent construida estaciò de ferrocarril amb el casc urbà. Doncs bé, el jardinet grauer, des d’un principi, troba inspiració amb aquest imponent parc vegetal que n’hi ha a Castelló. “El jardinet” es podria dir que és com el “Parc Ribalta” però en miniatura. Si fem repàs a les similituds ens adonarem de que l’afirmació pot ser un tant aventurada, però en cap cas exagerada. Encara que, aquestes semblances adopten sempre una dimensió molt més modesta en el “jardinet” que no pas en el “Parc Ribalta”. Totes dues tenen com a punt central una placeta dominada per un obelisc. Si bé al Parc Ribalta n’hi ha un gran estany, al “jardinet” també n’hi ha un (encara que prou més menut). D’altra banda, la decoració, tant al parc Ribalta com al “jardinet”, respon clarament a les línies del modernisme: peces de ceràmica de vius colors adornen bancs i macetes, tot cobert de vistoses rajoletes i, decorat amb motius figuratius marcats per elegants flexions curvilinies. Les flors i els arbres, element decoratiu més, creen un espai bigarrat, dens, espés. Ple a bessar de colors i olors.
L’estètica del “jardinet”, a més, té també un cert aire romàntic. A dins del “jardinet” es respira amb quietud i assossec. Tot ell està rodejat per un atapeida bardissa. La sensació d’aillament és ben palesa a dins del bosc que formen les innumerables espècies vegetals del xicotet jardí grauer. Només el crits metàl•lics dels vaixells, o la sorollosa vida del port, trenca, de tant en tant, l’espés silenci del “jardinet”. L’interior està jalonat per camins. Són camins ombrívols. L’exuberància de les plantes que n’hi ha a l’un i a l’altre costat del camí, converteix aquestes xicotetes dreceres en solitaris indrets. I de sobte, el camí dona
a la placeta central…o a la basseta, l’entranyable estany del “jardinet”. Aquesta xicoteta bassa circular de reduïdes dimensions, s’alça sobre un túmul de pedra que apareix farcit de flors de molt variades espècies. Per tal de pujar a la vora de l’estany n’hi ha quatre accessos, cadascun dels quals acaba amb una baraneta. Des d’alli, es pot mirar l’estancada i densa aigua de la basseta. Alguns, sense saber ben bé per qué, potser per un atàvic i misteriós respecte, llancen nonedes a l’aigua. El sol fa que aquestes monedes de xavo, de dos quinzets, o de pesseta, esdevinguen petites estreles fulgurants a la llum del dia.

colecciofolch06
“Jardinet als anys 1950. Foto: Col·lecció F. Folch.

Els pins del “jardinet” són pins pinyoners i, de vegades, sobre tot després d’uns dies de vent, el sol és ple de pinyons que, els xiquets, amb el recel propi de la intantesa, s’afanyen a repiegar Alres voltes, la impaciència dels xiquets no els deixa esperar a que bufe el vent. A força de pedres llançades a les altes branques cauen algunes pinyes. Però això resulta un exercici perillós. A part de que aigún xiquet es puga fer mal per una pedra mal dirigida, existeix la seriosa amenaça del “guardamoll”. Un “guardamoll” és, com indica el seu nom, un empleat del moll, la missió del qual és vetlar pel bon ús de les instal·lacions portuàries. Com siga que el “jardinet” pertany al port, són els “guardamolls” que vigilen el jardi i tenen cura d’ell i no l’Ajuntament. Quan es divisava la proximitat del “guardamoll” es produia una desbandada general. Cadascun dels xiquets agarrava un camí. N’hi havia qui buscava l’espessor del pinar, altres fugien cap a l’intrincat i salvatge quadro, o també n’hi havia d’ell que s’aventurava a creuar (amb el conseqüent perill de
ser atropellat per un cotxe) l’avinguda de Serrano Lloberes. I n’hi havia, per fi, qui queia en les mans del temut “guardamoll”. Un bon estiró d’orelles, i la por de que li ho diguera als pares, constituien pena més que suficient per a l’infractor. Possiblement estiguera uns dies sense apareixer pel “jardinet”. Ara ja no n’hi ha “guardamolls” al jardí perquè des de fa uns anys, “el jardinet” depèn de l’Ajuntament i per tant ės la Policia Municipal i els serveis de l’Ajuntament de Castelló els qui cuiden “el jardinet”.

PRESENTACIODECRAT7
Presentació de festes de Sant Pere de 1970 al “jardinet”.

En aquells anys, durant les festes de Sant Pere “el jardinet” cobrava un protagonisme preerminent. Poc abans de les festes, els xiquets es veien sorpresos per la irrupció d’homes que omplien el jardí de fustes i estris estranys. En els propers dies, assistirien (a una prudèncial distància, per tal de que no els cridaren l’atenció), a les faenes de muntar el cadafal per a la presentació de la reina de les festes. També en un altre lloc es preparava un escenari per a les actuacions musicals (allí van arribar a cantar artistes de renom nacional) i, els dies que no n’hi havia actuació, es feia un ball amb orquestra. El fet era que des del començament de les festes , el “jardinet” era tot ell una festa.

PRESENTACIO_color3_1979
La gent omplia el “jardinet” el dia de la Presentació de Festes. Aquesta imatge correspon a la presentació de 1979, última que va tindre lloc al “jardinet”.

“El jardinet” va ser un element tant consubstancial al Grau, que haguera costat molt d’esforç, uns anys enrere, imaginar-se unes festes de Sant Pere sense “el jardinet”.

MIGUEL SENENT LEONISA. Publicat al llibre de Festes de Sant Pere 2002. Fotos: AHG.

Els carrers Alegria i Sant Pere (2)

DE DOS CARRERS A UNA AVINGUDA

Escriure sobre els carrers Alegria i Sant Pere és narrar la història i els fonaments d’esta població marinera que ara coneixem com El Grau de Castelló.
Els primers peixcadors que apareixen en el cens de la ciutat de Castelló daten de l’any 1398 i vivien en el carrer que actualment, més de sis segles després, porta el nom de Carrer de Peixcadors al centre de la capital de la Plana.
Aquestos peixcadors baixaven pel camí vell de la mar al “guerau”, nom com es coneixia antigament al poblat mariner. Amb el pas del temps, els peixcadors van construïr unes barraques on guardaven arts i utensilis per a la peixca.
La primera referència escrita que es conserva del poblat mariner data de l’any 1588, en el “Llibre de Valúes de la Peyta”, de D. Vicente Traver Tomás, on diu: “Había cerca del mar tres barracas de pescadores que tenían su vivienda en la villa…”
Eixes barraques que s’utilitzaven inicialment com a magatzem de material dels mariners que tenien la seua vivenda al carrer de Peixcadors, estaven construides als carrers Alegria, Barceló i Sant Pere.
Els primer cens del Grau data de l’any 1868 amb 428 habitants, i en ell apareixen els carrers Alegria i Sant Pere amb les seues barraques ja envoltades per cases habitades fonamentalment per gent de la mar.
Els carrers Alegria i Sant Pere estan registrats l’any 1859, i el destí va fer que es juntaren inicialment l’any 1987 amb d’enderrocament de les cases donant pas a l’Avinguda de Sebastián Elcano, que va passar a anomenar-se Avinguda de Sant Pere el 23 de gener de 1990, nom que conserva en l’actualitat.

Ple_Ajuntament_16_Juliol_1982_1de1 Ple_Ajuntament_30_Setembre_1982_1de2

Ple_Ajuntament_22_març_1984_1de3 Ple_Ajuntament_22_març_1984_2de3

Actes de Plens Municipals referents a la remodelació de l’avinguda de Sant Pere: Dalt esquera: Ple de l’Ajuntament del 16 de juliol de 1982; dreta: 30 de setembre de 1982 Baix esquerra i dreta: 22 de març de 1984.

Les cases que formaven els carrers Alegria i Sant Pere eren majoritàriament cases de dos altures, estretes, de construccions antigues ja que com hem comentat, van ser l’embrió que va donar orige a la creació del Grau, estant algunes d’elles deteriorades i abandonades abans de l’enderocament de l’any 1987.
Aquest projecte de creació de l’actual Avinguda de Sant Pere s’inicia administrativament el 16 de Juliol de 1982, segons diu el llibre d’actes de l’Excm. Ajuntament de Castelló en la fulla 381. “Aprobar inicialmente el Proyecto básico y de ejecución de ensanchamiento, primer estableci-miento de calzadas, andén central, absorbederos, bocas de riego, construcción del alcantarillado y desagües, y sustitución de calzadas y aceras, en la calle Sebastián Elcano del Grao de Castellón de la Plana, con un presupuesto de ejecución de treinta y nueve millones dieciseis mil quinientas veintiseis pesetas…”
L’esmentat projecte era bàsicament expropiar les cases centrals dels carrers Alegria i Sant Pere, per a derribar-les i construïr una Avinguda amb passeig central. Finalitzat el termini de presentació d’instàncies i sense rebre cap reclamació ni observació alguna, el Projecte es ratifica el 30 de setembre de 1982, segons consta llibre d’actes de l’Excm. Ajuntament de Castelló en la fulla 449, sent Lubasa S. A. l’empresa adjudicatària.
Temps després, el 22 de març de 1984 s’aproben definitivament per unanimitat les modificacions introduïdes en el Projecte bàsic i d’execució, donant pas el 21 de setembre de 1984 en la Comissió Municipal Permanent a 27 expedients d’expropiació forçosa i 6 expedients de desnonament administratiu.

La Comissió Informativa d’Urbanisme dicta, en sessió plenària amb data 4 de maig de 1987, les expropiacions forçoses a conter amb un determinat preu-just.
Darrerament acaba el llarg procés administratiu iniciat l’any 1982 amb les màquines d’enderrocament que comencen a tirar les velles cases al mes de juny de 1987, deixant records dels inicis del poblat mariner, remembrant aquelles primeres barraques, les arrels d’un poble peixcater que sense oblidar el passat, avança cap al futur amb bon vent i barca nova…

BIBLIOGRAFIA:
Aquel Grao… Sergio Ferrer de Almenara
Desde cuando en el Grao? Sergio Ferrer de Almenara
AGRAÏMENTS:
Secretaria General. Departament Actes Excm. Ajuntament de Castelló

LA DEMOLICIÓ

img054

demcio 2

demcio 3
Tres imatges de la demoició dels pays de cases del carrer Alegria. Any 1987. Fotos: Vicente Jorge.

VEÏNAT DELS CARRERS ALEGRIA I SANT PERE

PANY 2

PANY_2

MARIA LA VAQUERA_VICENT EL RUC FRANCISCO, BERNARDO I MARIA ELS DE PAULA
Maria “la Vaquera” i Vicent “el Ruc”. Francisco, Bernardo i Maria “els de Paula”.

LEON CANALES PELA LA DE CANALES IGNACIO GUZMAN I DOLORES SIMO
León Canales, Pepa “la de Canales”, Ignacio Guzmán i Dolores Simó.

PACA LA CACAHUERA TIO CHIVA MARIA AMELLA
Paca “la Cacahuera”, Tio Chiva i Maria Amella.

ADORACION VILAROYA ADORACION PUCHOLMARIA BACAS LA PERICAAdoración Vilaroya, Adoración Puchol i Maria Bacas “la Perica”.

IMATGES PER AL RECORD

Joaquin Barberá i Maria Gil amb familiars el dia de la Comunió del seu net Enrique Esteller Beltran. Carrer Alegria.
Joaquín Barberá i Maria Gil amb familiars el dia de la Comunió del seu net Enrique Esteller Beltran. Carer Alegria.

29
Visita Mare de Déu del Lledó al Grau a l’any 1974. La Lledonera creua el carrer Alegria baix d’un pal·li de seda i arcs de murta.

ACTUAL AVINGUDA DE SANT PERE

IMG_0014

L’actual avinguda Sant Pere s’ha convertit en el veritable espai alternatiu a les terrasses de vora mar. Bars i tavernes omplin l’avinguda amb les seues terrassetes que frueixen de gom a gom els caps de setmana d’estiu.
L’Avinguda de Sant Pere, que com hem vist, resultaria de l’esderrocament del pany de cases dels carrers Canaries o Alegria i Sant Pere, tenia que anomenar-se Sebastian Elcano i ser una continuació de l’avinguda ja traçada i que actualment arriba fins al Pinar. Però el fervor pel patró del Grau feu que aquesta ampla avinguda rebera el nom de Sant Pere. Enderrocades les cases, pavimentat el carrer, instal·lat el nou clavegueram, tan sols faltava que se’l posara bonic. D’aquesta manera a l’any 1995 la Junta de Districte del Grau amb el patrocini de la Fundació Dávalos-Fletcher convocaren un concurs d’escultures amb el fi de dotar de tres obres d’art aquesta avinguda. 47 projectes es presentarien a concurs. Així, el 25 d’abril de 1995 es procedia a la inauguració de les tres obres guanyadores. “Simbiosi home-mar” de Salvador García, representa la dualitat entre l’home i la mar. Un intent per que aquest home siga capaç de conservar-la tant per a obtindre d’ella tota la seua riquesa, com per a que siga una herència que poder deixar a les futures generacions.

IMG_0345
“Simbiosi home-mar” de Salvador García (1995)

“El moviment marí” de Rafael Gallent. El seu autor explica que “una élice genera desde el centro de nuestro planeta el movimiento de la masa de agua. Sin embargo un sincronismo con respecto al movimiento de la masa de tierra permite que ambos elementos, agua y tierra, se solapen en el litoral con una suave caricia”.

IMG_0351

“El mascaró” de Maite Fullera, que representa els mascarons de proa que duien els antics vaixells. Plantada de forma oblicua, com la duien les pròpies naus, aquest mascaró ens recorda a cada moment el nostre arrelat caràcter mariner.

IMG_0356
Les tres escultures, juntament amb les palmeres que circunden el centre de l’avinguda li donen un aspecte preciós.
Les casetes tradicionalment graueres que des de fa més de cent anys s’alçen en aquesta avinguda, li continuen donant un aspecte familiar que recorda als temps en que foren edificades i que intenten guanyar la partida al progrés que ha construit grans edificacions a la part oest de l’avinguda, on no fa tants anys encara es podien vore les antigues barraques marineres, que són l’orige del nostre Grau.

Publicat a la Revista “La Barraca” número 26 (2012). Articles i investigacions de JOAN TORRENT GUILLAMÓN, VICENT ORTIZ I LOURDES DEL SEÑOR.

El Carrers Alegria i Sant Pere (1)

Para conocer la naturaleza de los habitantes de las antiguas calles de Alegría y San Pedro, debemos hacer un pequeño estudio de las gentes que en la misma vivían, en la primera mitad del siglo pasado.
Tomando como base de datos, los censos oficiales del Excmo. Ayuntamiento, de Castellón, a primeros del siglo XX, podemos observar que, en la calle San Pedro, había un censo de 109 personas:

1 Sacerdote, D. Lorenzo Cot Cota, “Mosén Llorens” (San Pedro, 45)
2 Mecánicos, Ignacio Miralles Roselló, “Nasio” (San Pedro, 2) y Vicente Carreguí Ibañez (San Pedro, 37)
1 Jornalero, Miguel Gallén Ballester (San Pedro, 37)

El resto, hasta completar los 109, la profesión de los hombres, Marineros; las mujeres,Labores; los jóvenes, Escolar y los pequeños, en blanco.
Estas viviendas, casi todas ellas de una sola planta baja, tenían puerta abierta a las dos calles, Alegría y San Pedro, y los números pares de ésta última, estaban empadronados como vecinos de los números impares la calle Alegría; de ahí la diferencia de habitantes entre una u otra calle.
La calle Alegría, con 334 vecinos, mayoritariamente marineros ellos, sus labores las mujeres, escolares los jóvenes y en blanco los menores, complementaban a quienes por excepción no iban a la mar, de la forma siguiente:

Jornaleros: José Gómez Más (Alegría, 13)
Antonio Palau Casanova (Alegría, 22)
Portuarios:Antonio Cabrera García (Alegría, 15)
Higinio Bolfán Castells (Alegría, 4)
Vicente Esteller Galí “Cadirero” (Alegría, 42)
Mecánicos: Antonio Casañ Valverde (Alegría, 33)
Francisco Bernat Castillo (Alegría, 12)
Eduardo Prieto Fernández (Alegría, 48)
Calafates: José Irbán Castell “Datilero” (Alegría, 31)
Julio Oms Simó (Alegría, 30)
Lampista: Francisco Marmaneu Francisco (Alegría, 19)
Remendón: José Palau Valls (Alegría, 22)

Toda esta gente, buena gente, gente de la mar, parece ser que construyeron estas calles, estas casas a mediados del siglo XVIII, en terrenos facilitados por la municipalidad, según se desprende de escritura de compraventa, de otra similar, en la antigua calle del Conejito, numero once, donde se especifica la donación por este medio y origen.
Estas calles no siempre se han llamado así. Estas calles recibieron su primer nombre en el año de 1859, en sesión plenaria del Ayuntamiento de Castellón, propuesto para delimitar los terrenos marítimo-portuarios que debían determinar la propiedad del puerto que estaba ya en proceso de construcción. Al mismo tiempo nominaron las incipientes calles que había en “el Grau de la Mar” como “calle uno”, “calle dos” etc, lo mismo que se aprobó la confección del primer censo del distrito marítimo, ya que hasta esa fecha todos los habitantes de este distrito, figuraban en los censos de la Capital. El censo lleva la fecha de 1865.
La calle Alegría, así se llamó hasta el año 1902 que se cambió por el de “Canarias” y en 1930 vuelve a figurar en el censo con el actual nombre.
La calle “San Pedro”, así se llamó desde 1859, hasta el día 25 de agosto de 1936, (al mes de comenzar la guerra civil) que cambió por el de “José Queralt” (parece ser el nombre de un abogado de Burriana), nominación que no fue del agrado de todos, ya que tan solo SIETE días después, cambiaba por el de “Pescadores”, que duró hasta el mes de junio de 1938, llegada de las tropas de Franco a Castellón, reponiendo su nombre original.
Muchas más cosas se pueden escribir sobre estas calles y sus gentes. Por falta de espacio, no puedo, no me dejan. ¡Que vamos a hacer…!

2006--650679_restaurada
Carrers Alegria i Sant Pere cap a l’any 1987. Foto: Vicente Jorge

JB1
Carrer Sant Pere a la década del 1980. Foto: Joaquín Belloví.

2006--650698
Carrer de Sant Pere als anys 1980. Foto: Vicente Jorge.

2006--650684
Carrer Alegria als anys 1980. Foto realitzada des del carrer Teniente Alloza. Foto: Vicente Jorge.

VEÏNAT DELS CARRERS ALEGRIA I SANT PERE

PANY 1 

PANY_1

 

MARIA LA DEL NEGRE JOAQUIN EL RULO ROSA FORNERA VICENTE MIRO
Maria “la del Negre”, Joaquín “el Rulo”, Rosa “la Fornera” i Vicente Miró.

MARIA LA DE PANISARES FRANCISQUETA LA DE CALOS ANTONIO EL SURDO_TERESA LA ROPERA
Maria “la de Panisares”, Francisqueta “la de Calos”, Antonio “el Surdo” i Teresa “la Ropera”.

RAMON EL DE PLORES_PEPA LAFORTUNA MARIA ESPINOSA CIRILA PEPA LA BOLLA
Ramón “el de Plores”, Pepa “l’Afortunà”, Tonica Espinosa “Brincola” i Pepa “la Bolla”. 

IGNACIO MIRALLES NASIO_MARIA LA MENINA MICALET PARDALUT_MARIA LA BARRUGA MIGUEL PIÑANA GRANERO
Ignacio Miralles “Nasio”, Maria “la Menina”,  Micalet “Pardalut”, Maria “la Barruga” i Miguel Piñana “Granero”.

JOSEFINA LA BOLLA_CARMEN LA XATA I ROSARIO CONXA PIÑANA_JOSEFA MONTOYA XAMUSES BUSCAR NOM
Josefa “la Bolla”, Carmen “la Xata”, Rosario, Conxa Piñana i Josefa Montoya “Xamuses”, Maria Espinosa “Cirila”

PASCUAL EL DE BANA Imatges de la vida en aquestos carrers. Tendeta al carrer Alegria. Comunió d'Enrique Esteller amb la seua família al carrer Alegria.
Pascual “el de Bana” i Imatge d’una tenda al carrer Alegria.

Article publicat a la Revista “La Barraca” número 26 (2012). Text introductori de Sergio Ferer. Fotos: Arxiu Històric del Grau.

La artillería de costa (1937-1938)

1938 Bombardeig del Grau
Bombardeo en el Grao de Castellón.

Desde el principio de la guerra civil, Castellón quedó en la zona Republicana, y así quedó, hasta el día 13 de junio de 1938. Pues bien, ya en el mes de mayo la cosa estaba bastante alterada pues los rumores no eran todo lo satisfactorios que se deseaba, a pesar de los carteles, de los titulares de los diarios y todo cuanto pudiese facilitar sensación de, cuanto menos, estabilidad en los frentes.

En el Grao había un destacamento de Artillería de Costa, con base en los nidos de ametralladoras que había alrededor del faro, en la escollera de levante, donde había asimismo un cañón, debía ser, o algo por el estilo, para repeler los ataques aéreos que, procedentes de las islas Baleares, llegaban, y sobrevolaban el Grao, de vez en cuando, en dirección a Castellón o algo más arriba, allá por la Alcora, Onda o cosa así. Estaba, este destacamento atendido por un oficial, un cabo y varios números de tropa, marciales y aguerridos y dispuestos a…, a pasárselo lo mejor posible con la gente del pueblo, ya que casi todos ellos, naturales y vecinos de la región (en aquella época no se había llegado todavía a la Comunidad, eso sería más tarde), valencianos, y algunos medio parientes por una u otra parte. Su ardor patriótico era como la frase que reza en toda la documentación al reclutar los soldados que decía. “Valor…”, a lo que se escribía a continuación “Se le supone”. Si no lo creen, lean lo que sigue:

Gregorio Matoses, arrocero de Sueca;
Froilán Torres, labrador de Xeraco;
Paquito Millet, estudiante ATS, de Alzira;
Enrique y Alberto Cabanilles, naranjeros de Gandia;
Pepe Falcó, contable de Pedralba, estos eran los nombres y profesiones de algunos de los artilleros que formaban el destacamento que cuidaba de la seguridad ciudadana y que por descontado que así lo hacían, y más si entre la ciudadanía había chicas en edad de merecer, entonces las atenciones se multiplicaban que era un contento.

1938NE~1
Trabajos de limpieza del puerto tras un bombardeo.

Tenían estos artilleros su “Ranchería”, su lugar de concentración o su sede social, en la casa del Guardia del Pinar, casa que estaba como se supone, en los comienzos de la pinada, junto a la vía del tren que, saliendo de las cocheras del puerto, llegaba hasta la pedrera de “Les Serretes” que proporcionó toda la piedra para la construcción del puerto.

Aclaro estos detalles para explicar el porqué de uno de los muchos motivos y pormenores del trato que tenían las fuerzas militares con el pueblo, aquellas fechas, aquellas situaciones y aquellos motivos de que tanto, unos como otros, no éramos más cosa que personas.

Aquel verano de 1937, tuvimos una serie de visitas reiteradas de la aviación, que aconsejaron a muchos de los vecinos del Grao, a la caída de la tarde, salir hacia la marjalería para que cada uno se buscase la forma y lugar de pasar la noche en alguna de las muchas alquerías que había, y hoy en día las hay, diseminadas por todo el término municipal, ya que se consideraba y se creía estar más seguras que quedándonos en el casco urbano del Grao. Nosotros, nuestra familia, nos dirigimos a la alquería que “las Serapias” tenían un poco antes de la taberna de “las dos Banderas”, y para llegar hasta ella, al salir del Grao, caminábamos junto a la vía y por ella, después del palmeral, llegábamos al punto de destino, donde ya teníamos previstas las hamacas, “márfegas”, o lo que hubiese para pasar la noche, hasta el alba, que regresábamos al Grao para reanudar las tareas.

1939 Efectes destructius al Moll de Llevant
Efecto de los bombardeos en el Muelle de Levante.

Y aquí es donde aparece la figura de los artilleros. La tropa estaba en su cuartelillo en la que fue vivienda del Guardia del pinar, junto a la vía, y precisamente al regreso de la alquería, por la mañana, pasábamos junto a ellos en el momento preciso que estaban en plena tarea del desayuno. Cuando tomábamos la curva que nos llevaba frente a las cocheras, en el puerto, desde ese momento ya percibíamos unos efluvios, “un flaire”, un aroma de café, o quizás de malta, o posiblemente de un sucedáneo, pero de algo que en nuestras casas no teníamos ya que el asunto de la comida estaba, mal, mal, francamente mal. ¡Como serían aquellos “terribles luchadores”, que cuando llegábamos a su altura, ya nos tenían preparadas para los niños, unas rebanadas de pan con vino y azúcar, que nunca he podido olvidar aquellos trozos de pan con que nos hacían las mañanas más dulces!

Se había llegado a un hermanamiento entre unos y otros, entre la gente del Grao y quienes vinieron como artilleros, se había creado un nexo que duraron muchos años las relaciones de buena amistad, no solo con ellos, sino posteriormente con sus mujeres, hijos y hasta nietos, hasta que la vida, por su discurrir inamovible se fue llevando a uno tras otro.

No quiero dejar de reseñar las valerosas actuaciones de los aguerridos artilleros en sus actuaciones contra el “enemigo”. Cuando sonaba la sirena del puerto, anunciando la visita de los aviones contrarios, se ponían a buen recaudo para no tener ningún problema y, cuando los aparatos ya pasabanpor encima del faro, regreso a sus bases, las islas Baleares, entonces, los soldados tomaban posición en sus piezas, soltaban unas ráfagas de ametralladora y tres o cuatro PUM¡, PUM¡ y con gritos de júbilo regresaban a sus puestos.

Años después, apareció Miguel Gila, el humorista que popularizó sus apariciones en escena, con aquella frase que comenzaba con “…oiga., ¿ahí es la guerra?”, siempre me recordó a mis amigos, los artilleros que en vez de municiones manejaban rebanadas de pan con vino y azúcar. Dios los tenga en su gloria.

Como complemento, reproduzco este fragmento de la “Cronología de la playa y el Puerto de Castellón, siglos XIII – XXI”, editada en mi libro “¿Desde cuando en el Grao?”, correspondiente a los años de la guerra civil.

bombardeig llotga
Fotografía adquirida a un periódico norteamericano que fue tomada por un corresponsal de guerra el 27 de junio de 1938. En el reverso de la misma figura un texto mecanografiado que dice así: “Los bombardeos de la aviación rebelde en el frente de Castellón.
Un cobertizo destrozado, del que tan solo quedan en pie sus pilares en el muelle de El Grao, un pequeño pueblo que las tropas rebeldes capturaron antes de tomar la parte importante de Castellón, en la costa mediterránea de España. Castellón es la base de las operaciones rebeldes contra Valencia”. 

1937
Abril, 14
Día, del aniversario de la República.
El crucero “Canarias”, a primera hora de la mañana, bombardea el puerto de Vinaroz, con un alto porcentaje de aciertos, mientras el crucero “Baleares” bombardeaba el Grao de Valencia.

1937
Julio, 2
El Grao de Castellón, a media noche, sufre un intenso bombardeo por parte de buques de guerra franquistas.

1937
Octubre
El vapor ruso “ISADORA”, que estaba abarloado en el muelle de costa, con un cargamento de trigo, fue hundido a causa del bombardeo aéreo, que además del hundimiento del buque, causó numerosos destrozos en todo el recinto portuario, tanto en instalaciones como en infraestructuras.

1939DE~1
Estado en el que quedó el Muelle de Costa debido al bombardeo que hundió el vapor ruso “Isadora”.

1937
Dicbre, 26
Al amanecer comienza un bombardeo naval sobre Castellón, que tiene una duración poco menos de una hora, continuando esta operación frente a Burriana, de una duración e intensidad similar a la del Grao. Por la tarde, se traslada el bombardeo a Vinaroz, con el objetivo “las fábricas de poca importancia de la plaza”. Asimismo se centra el fuego sobre la plaza de toros, que se incendia lo mismo que una pequeña fábrica adjunta a la misma.

1938
junio,13/14
Las tropas del General Franco entran en Castellón y el Grao, luego de unos movimientos de entrada y retroceso de las tropas combatientes, lo que ocasionó numerosas víctimas en la población civil.

1938
Junio, 24
El crucero “Canarias” se acerca a las islas Columbretes, donde desembarca una patrulla que no encuentra nada más que un torrero, que aun conservaba izada la bandera republicana.

1938
Setbre, 3
La aviación republicana bombardea el puerto, donde alcanza en la popa, al minador “Vulcano”, causando cuatro bajas y una veintena de heridos, hundiendo además un remolcador y un petrolero de poco tonelaje.

SERGIO FERRER DE ALMENARA publicado en su blog personal y en su libro “¿Desde cuando en el Grao?” (2010).
Las fotografías que ilustran el artículo forman parte del fondo del AHG.

Que fué del pantalán?

PANTALAN 1900

La Real Academia nos dice que esta palabra, de origen filipino, significa: Muelle o embarcadero pequeño, para barcos de poco tonelaje, que avanza algo en el mar.

Es esta la historia del pantalán que los industriales, comerciantes  y pescadores de Castellón, solicitaron, consiguieron y disfrutaron,desde el día 1 de junio de 1889, hasta su demolición el día 10 de junio de 1922.

El comercio marítimo es tan viejo, como la vida misma. Nos remontamos hasta lo más antiguo, en busca de sus orígenes y llegamos hasta donde la imaginación nos lleve. Fenicios, Cartaginenses, Romanos, Musulmanes, y vayan ustedes a saber, cuantos más fueron los que en el transcurso de los siglos, han detenido sus barcos frente a  nuestras costas. Muchos, más de lo que podemos pensar, de tal suerte, que tomo los inicios para mi historia, en hechos acaecidos y narrados a través de diferentes fuentes, épocas y documentos que cuentan sucesos relativos al caso.

14 Plano PANTALAN 1900
Plano del pantalán en 1900.

Nuestras playas, por sus condiciones naturales, de arena y desniveles, son propicias, siempre que el tiempo lo permita, para la aproximación de las embarcaciones a sus orillas, y, con relativa comodidad, efectuar operaciones de carga y descarga, de tal suerte que en las playas  de Vinaroz, Benicarló, Peñíscola, Alcocebre, Castellón, Almazora, Burriana y Nules, ya hay constancia de que en el siglo XI, disponían de unos cargadores de mercaderías, (cerámica, cueros, sal, vino, aceite, algarrobas, lana, higos,) hechos y mantenidos según los materiales, usos y costumbres de cada época, que permitiesen a la nave que debía llevar o traer su carga, efectuar estas operaciones con la mayor comodidad posible. Es a mediados del siglo XIII, cuando el Rey Jaime I, concede permiso para construir un camino que conecte la villa de Castellón y la mar; donde ya se detectaba, entonces, algunas barracas de pescadores en la playa del Grao, con cierto movimiento de embarcaciones de carga y descarga en sus proximidades.

07 PLANO PUERTO 1904 COPIA
Proyecto de construcción del puerto y situación del Muelle de Costa, sobre la ubicación del pantalán y la casa del farero. Año 1904.

La vida siguió su curso, hasta que el año de 1866, “por el Gobierno civil de esta provincia, se remite al Excmo. Sr. Ministro de Fomento una exposición del Ayuntamiento y Mayores contribuyentes de esta Capital, pidiendo la construcción de un puerto en la playa de Castellón.”

Los trámites siguen su curso, hasta el 1 de junio de 1889, en que “Su  Magestad el Rey, Dios Guarde, y en su nombre la Reina Regente del Reino, ha tenido a bien otorgar la autorización a D. Mateo Vila Tarazona, que ha solicitado para construir en el Grao de Castellón un muelle embarcadero del sistema de celosía con destino al uso público”. Se dará principio a las obras en el plazo de seis meses  y se terminará en el plazo de dos años contados de uno y otro desde la publicación en la Gaceta de Madrid de la orden de autorización a D. Mateo Vila Tarazona.” Efectivamente, dos años después en 1891, “Este mismo año se inauguró y se puso en funcionamiento, el embarcadero metálico del muelle de costa,  otorgado a D. Mateo Vila Tarazona, para las operaciones de carga y descarga, de uso público.”

El día 3 de agosto de 1904, se aprobó, por R.O. “una propuesta de enlace  de vías de la Compañía del Tranvía a vapor de Onda al Grao de Castellón, con las del Puerto, para la explotación de estas vías y la “Consigna” en el Pantalán, para proteger debidamente la circulación”.

 

PANTALAN

El 26 de junio de 1920, “Por R.O. de esta fecha se ordena la destrucción del muelle embarcadero, haciendo desaparecer el peligro que constituye por su mal estado, y dejar libre la zona que ocupa para el avance de las obras del Puerto. Además de la concesión a D. Mateo Vila, fue trasferido primeramente a D.  José Vilarrasa y posteriormente a D. José Gallifa.El 30 de junio de 1922, “El muelle metálico – embarcadero quedó definitivamente fuera de servicio, una vez desmontadas las partes útiles del muelle”. Fin de la historia.-

Como podrán ver por las ilustraciones, este muelle de atraque para barcos de un calado medio-bajo, en las operaciones de carga y descarga, no tenía otra misión que servir de puente y enlace con las embarcaciones mayores que estaban fondeadas en la dársena, consecuencia de su mayor calado, ya que en aquellas fecha aún no se había comenzado al dragado general del incipiente puerto y, principalmente, del canal central de navegación.

BASE PANTALAN 1

BASE PANTALAN 4
Base del pantalán descubierto con motivo de las obras del Moll de Costa.

Una vez desmontado todo el conjunto metálico del pantalán, estaba la  base del mismo, como asiento firme en la playa, con una figura  semicircular, que formaba parte de una construcción de sillería. Esta plataforma tal cual, la dejaron enterrada cuando comenzaron los últimos trabajos de construcción del muelle de costa, y allí permaneció soterrada, olvidada, hasta que otra vez, los trabajos para prolongar el nuevo muelle de costa, hacia el suroeste, lo sacaron a la luz, siendo motivo de variadas y divertidas versiones.

Hoy en día, podemos contemplar esta base del pantalán, como parte del conjunto artístico que decora la entrada a nuestro Puerto; la puerta del centenario, convertida en vistosa fuente.

P1040037
Actual ubicación de las piedras de la base del pantalán en la Fuente del Centenario.

Sobre el soporte metálico, se había construido una plataforma de tablones de madera, para la circulación de personas y caballerías, y en su momento y previa autorización, se hizo el tendido de las vías del ferrocarril (Panderola) con lo que agilizó con mucho, las comunicaciones de poblaciones del  interior, con el transporte marítimo.

En su momento y en los pocos años que duró este servicio, unos treinta, se pudo atender el creciente  negocio de la exportación de naranja, y a pesar del trabajo “a brazos” con que había que acometerlo, era una magnifica impresión el ver los barcos de diversas banderas, que esperaban su turno,  fondeados fuera de los límites portuarios, esperando la salida de otros ya cargados, con destino a puertos Franceses, Ingleses, Daneses o Alemanes, iban y venían día tras día, temporada tras temporada.

PANTALAN EXTREMO CARGA
Extremo de carga del pantalán, donde podemos apreciar las vías de la Panderola.

Fueron muy  buenos años para toda la Plana, sus agricultores y sus pueblos. ¡La naranja valía; la naranja se pagaba!. Ya, a partir de 1935, desapareció esta imagen, dando paso a la imagen de soledad, abandono, y miseria que caracterizó a este puerto y este pueblo durante muchos, muchos años.

Para quienes lo conocimos, en verdad que recordamos lo que fue y el porqué.

SERGIO FERRER DE ALMENARA publicat a la Revista “La Barraca” número 26 (2012).

La calle del Conejito

Entretenido estaba ojeando una escritura de división de bienes de unos antepasados míos, así como el testamento de José Arnau i Pina, casado con Vicenta Mestre Mustieles, (predecesores de mi abuela paterna Vicenta Compañ Arnau), fechado en Castellón de la Plana el día 28 de noviembre de 1878, ante el señor Notario don Miguel Clemente Boix; esta lectura me facilitó muchos datos para acumular antecedentes genealógicos de los diferentes apellidos heredados de mis padres, abuelos etc., que en estos momentos estoy trabajando, pues en estos documentos aparecen bastantes nombres y apellidos de ascendientes y descendientes, así como de consortes de los hijos e hijas de los citados, y la distribución de la herencia, consistente en unas casitas y unas marjales situadas en el Grao de Castellón.

Esto no tendría mayor importancia, si no es que dichas casitas estaban situadas en la calle del Conejito, números once y trece, y descritas con bastante lujo de detalles, como corresponde a unos documentos de esta índole, calle ésta de la que solamente tenía una remota información, y ninguna constancia escrita ni gráfica, dado que esta denominación de “Conejito” desapareció en el año de 1898, por lo que esta localización dio origen a una nueva investigación de datos y busca de documentos gráficos que avalasen esta situación.

 

CALLE CONEJITO Sin título-1
La calle Conejito en un plano del año 1871.

Según se puede apreciar en el mapa fechado en el año 1871, las casas de la manzana formada por la calle del Conejito por delante, y la calle de la Alegría por detrás, y entre las calles número uno, después calle de Albareda, y hoy Baleares, por el sur, y por el norte la calle número dos, hasta el año 1906 que se llamó calle de Rizal y posteriormente sobre el año 1930 tomó definitivamente el nombre de Teniente Alloza; se puede sospechar que comenzaron su construcción, hacia 1850 poco mas o menos, sobre terrenos de marjal de propiedad municipal, puesto que en el primer censo en que aparecen habitantes en el Grao, en el año 1803 era de 26 (veintiséis) personas y el censo posterior del año 1865, que es el primero en que ya se encuentra el Grao desglosado como barriada independiente con personalidad propia, separado de la capital, los habitantes ya han aumentado hasta 427.

En el apartado quinto de la escritura dice “…se le adjudique una casa situada en este Grao, calle del Conejito, número trece, y una hanegada de tierra o lo que sea…”, “…la otra casa de la misma calle número once, se adjudicará a la Josefa Arnau i Mestre…” “…debiendo advertir que la casa que debe adjudicarse al viudo José Arnau i Pina, es con la obligación de abrirse puerta a la calle de la Alegría, que le de entrada por medio de una escalerilla, pues que si bien la tiene hoy por la casa que debe adjudicarse a la Josefa Arnau, es una tolerancia que se le concede tan solo por mientras viva, o hasta que la enagene”.

CALLE CONEJITO Sin título-2
La calle Barceló (antes Conejito) en 1900.

La casa de la calle del Conejito numero trece, compuesta de planta baja y piso alto, “…esta valorada en dos mil veinte y cinco pesetas”. “Esta casa se construyó sobre un solar cedido por el Excmo. Ayuntamiento de esta Capital, hace unos veinte años (1870), sin que en su adjudicación mediase título de dominio escrito…”

La otra casa que consta de planta baja, situada en este mismo Grao y calle que la anterior, número once, tiene un valor de “mil novecientas pesetas”. Ambas casas tienen la salida por la calle de la Alegría.
Si nos atenemos a los datos que figuran en el libro “Del Castellón Viejo” de D. Vicente Gimeno Michavila, veremos que la calle del Conejito, se la llamó a partir del año 1859, y en el plano que aparece fechado en 1871, tenemos una maraña de edificaciones con callejones sin salida y calles prácticamente sin ningún sentido urbano.

CALLE CONEJITO Sin título-3
La calle Barceló en 1904.

Estas calles al que en el transcurso de los años experimentaron diferentes remodelaciones, aparecen en los planos fechados en los años 1900 y 1904, con una perfecta linealidad con la nueva calle nacida más al norte, que a partir del día 26 de agosto de 1898, llevaría definitivamente el nombre del gran marino mallorquín D. Antonio Barceló.

1951 Carrer Alegri fespes de Sant Pere
La calle Barceló (antes Conejito) ornamentada con motivo de las fiestas de Sant Pere en los años 50. Foto: AHG

Es una de las pocas calles, la calle de Barceló, o del Conejito, como debemos llamarla en este recordatorio, que aun conserva algunas de las antiguas casas que han sufrido pocas renovaciones desde su construcción, y que hoy, deshabitadas y con las puertas tapiadas lucen sus muchos años frente a la nueva y ancha avenida o calle de San Pedro, con su ancho andén central bordeado por airosas palmeras, que naciendo en la tapia de la antigua estación de la “Panderola”, es el inicio y a la vez continuación de la avenida de Sebastián Elcano, convertida en arteria central e interior de nuestro Grao.

SERGIO FERRER DE ALMENARA publicat al seu blog personal a l’any 2010.

El paso del tiempo en nuestras playas

La playa o las playas de Castellón que actualmente conocemos, distan mucho de las que conocieron generaciones anteriores. La naturaleza misma, con la ayuda de la mano del hombre, hacen que continuamente varíen en uno u otro sentido, lentamente, pero sin que nada ni nadie le pueda impedir su marcha.

casetes mobils 1925
Esta “atrevida” fotografía, en el verano de 1925, en la playa del pinar, con las casetas móviles. Foto: S. Ferrer

Para hacemos una idea de la movilidad y cambio de nuestras playas, haremos una pequeña historia, que limitaremos solamente al siglo XX, ya que si nos remontamos a épocas lejanas, llegaríamos a descubrir que la orilla del mar que hoy conocemos, llegó a estar junto al Ingenio (en la Avenida del Puerto) y más allá, hasta el llamado Molí de la Font, (según publicación de Juan Bta. Porcar, en el Boletín de la S. C. C.). Por tanto y para hacer un resumen de la historia de nuestras playas, comentaremos que a principios del siglo XX, había una playa continuada desde el límite de Benicassim, hasta el linde con Almassora, playa que recibía el nombre del Pinar la situada al norte del Grao, y del Serrallo, desde el Grao hacia el Sur.

LA PLAYA DEL PINAR

En la Playa del Pinar, que comprendía desde el conjunto de pinos, hasta la orilla del mar, a una distancia de varias decenas de metros, de dunas de arena y matojos de juncos, a principios de siglo, se comenzó a instalar casetas de baño de madera, edificadas sobre pivotes del mismo material, que servían de aislante de la humedad y de las posibles mareas provocadas por los temporales veraniegos.

1940 Platja Pinar

Casetas con unas medidas aproximadas de unos cuatro metros de fachada, por unos seis metros de fondo, que estaban dotadas de “habitación y terraza”, desde la cual tomaban el sol y disfrutaban de las vistas de los y las bañistas, la recatada sociedad de aquella época.

Había unas estrictas normas de conducta, tanto en lo que corresponde al vestuario, (bañador, gorrito, zapatillas y albornoz), como en lo tocante a las fechas en que debía de disfrutar de los baños. Jamás antes de la festividad de la Virgen del Carmen, por aquello de “¡lo que podía ocurrir si uno o una se bañaba antes de tiempo!”; y había que respetar asimismo, la novena de los baños pues se consideraba una temeridad, el sobrepasar esta “elevada” cantidad de chapuzones.

1900 Serrallo Casetes 1 platja
Casetas de baño en la playa del pinar, en la década de los años veinte / treinta.

A finales de los años veinte o quizás al principio de los años treinta, la playa del pinar se vio ampliada con la instalación de unas “Casas de Baños”, dos concretamente, una que regentaba la familia Olivares (“Panollos”) y la otra la familia de los Torrent (“Carics”), situadas al comienzo de la playa, enfrente de lo que hoy es el Planetario, en las que la gente que no disponía de caseta en propiedad o alquiler, pudiese utilizarlas para cambiarse de ropa y guardarropía, durante el día de estancia en la playa, puesto que en aquella época no se podía ni imaginar la posibilidad de cambiarse la ropa de calle por el bañador, a plena luz del día y mucho menos a la vista de los demás bañistas, previo pago de una cantidad que en principio se fijó en un xavo, deu céntims, o una perra gorda, como se le quiera llamar, hasta el año 36, en que se llegó a subir el precio hasta un quinzet, un real o veinticinco céntimos, de peseta, según la forma de expresarse la gente.

Bañistas en la playa del pinar frente al merendero Nebot
Verano 1930.- Bañistas en la playa del pinar, frente al merendero Nebot, próximo a la casa de baños de los “Pañollos”. Foto: S. Ferrer.

Durante la duración de la contienda civil, prácticamente desapareció el espectáculo de las casetas de baño, y fue al comienzo de los 40, que volvió la costumbre de la instalación de barraquetes de bany, en la citada playa del pinar; pero en esta ocasión, las casetas cambiaron de forma y tamaño, ya que éstas se diseñaron, siempre de madera, de forma cuadrada de dos por dos metros, por otros dos de alzada, con un techo de dos vertientes, y un techado frontal de lona o cañizo que hacía las veces de toldo para ampararse de los rigores del sol veraniego y poder disfrutar de la reparadora siesta.

playa pinar siesta
Hora de la siesta.- Toque de silencio.- Los niños a la orilla de la mar a coger cangrejos… Foto: S. Ferrer

A estas nuevas “barraquetes de bany”, acudimos gente de la clase media trabajadora de Castellón y del Grao, y ya íbamos con el plan de pasar allí la mayoría del verano, pues salvo en el hecho de dormir, allí pasábamos el día completo, y con más razón si había críos en la casa.
El desplazamiento hacia la playa, era un verdadero espectáculo, pues las familias cargaban con todos los bártulos necesarios para pasar el día; comida, agua, hielo, melón, etc… y una vez llegados había que vaciar la caseta que estaba repleta de todos los accesorios necesarios para la convivencia, tales como una cámara de camión (cuanto más grande, mejor, ya que entonces no se conocía las colchonetas), sillas plegables, hamacas, mesas, algún que otro sillón, pues había señores que eran verdaderamente cómodos y otras menudencias, y una vez vacía, había que convertir el habitáculo, en un nuevo domicilio, con cocina para hacer la comida y la cena, y un cuadrito para poder cambiarse de ropa. (Y ahora nos quejamos si nos dicen de un piso de 90 metros cuadrados es pequeño;).
Como los tiempos no daban para más, éramos felices con lo que teníamos a la mano.
Recuerdo que entonces todos los españoles éramos iguales, pero había unos (los pocos) que eran más iguales que otros (los muchos); que las casetas debían ser todas iguales; había una que era más igual que las demás, había una que era de cuatro por seis metros. No debo decir de quien era, pero si les diré que los materiales de la “edificación”, los traía un camión militar y los operarios que la instalaban eran soldados; que todos los días de verano, había una guardia en la caseta; y que cuando venía el “veraneante” todo el mundo se cuadraba y se oían unos taconazos de muy señor mío. No doy más pistas.

A480
Playa del Pinar. Año 1965. Foto: Postal Comas Aldea.

Ya por los años sesenta y ocho, aproximadamente, comenzó el declive de las casetas de baño, las que en un primer año, luego de prohibir su instalación por una serie de excusas, que más daban la sensación de una tomadura de pelo a los habitantes de Castellón que otra cosa, instalaron unas casetas, similares a garitas de centinela, de lona, en una superficie de un metro cuadrado, (los gordos y gordas, abstenerse), las que se alquilaban por horas, y que duraron solamente dos veranos, para, dar preponderancia y preferencia a la Casa de Baños, que tenía duchas y otros servicios, pero que la gente trabajadora de Castellón y del Grao no nos podíamos permitir su utilización, por los precios prohibitivos que allí se cobraban. Las casetas desaparecieron; la Casa de Baños terminó como el Rosario de la Aurora, y llegó la nueva forma de disfrutar de la Playa del Pinar.

LA PLAYA DEL SERRALLO

La playa del Serrallo, era otra cosa del todo diferente. Situada en la parte sur del Grao, estaba completamente poblada de Alquerías, Barracas, Villas de más o menos categoría, y, por supuesto, las correspondientes acequias propias de una exuberante marjalería, que llegaban casi hasta la misma orilla de la mar. Tierras y acequias que llegaban sin alteración, hasta la misma playa de Almassora, interrumpida su continuidad por la gola y fuente de “La Barrasota”. Las edificaciones hechas de mampostería, de una o dos plantas, tenían todas las comodidades y adelantos propios de la época, disponiendo la mayoría de su cisterna para almacenamiento y suministro de agua potable.

1900 Serrallo casetes i barques estiu

Todo ello duró hasta que comenzó la construcción del puerto de Castellón, ya que a partir de ese momento se creó una corriente y la mar empezó a entrar en la tierra lentamente, pero sin pausa, arrasando todas cuantas propiedades encontró a su paso y tragándose día a día, hanegadas y hanegadas de terreno, hasta que se llegó a la decisión de construir el muro de contención que ahora conocemos, que naciendo en la base de la misma escollera de poniente, llega hasta las inmediaciones de la Refinería. Obra ésta efectuada por el gallego Eduardo Barreiros Rodríguez en su calidad de contratista de obras, además de fabricante de automóviles.

LA PLAYA DE LAS ALGAS

1936 Platja del Serrallo
Playa del Alga. Serrallo.

Había una tercera, si la podíamos llamar playa, situada en el puerto pesquero, lo que hoy es la lonja del puerto, entre la escollera del Club Náutico y el varadero, Playa del Paseo Buenavista – año 1932 frente a la Iglesia, que siempre la conocí llena de algas; cantidades enormes de algas; en toda mi vida, en muy pocas ocasiones, la vi en su estado de playa limpia, playa de arena, por lo que la cito simplemente como curiosidad y no como verdaderamente donde se pudiera disfrutar como lugar para bañistas.
Esta es, en síntesis, la historia que conozco y he vivido de las playas de nuestro Grao de Castellón y de lo que puedo dar fe.

buenavista estereograf 1925068

Sergio Ferer junto a su hermana y su abuelo Moreno en el verano de 1932, en la playa frente a lo que hoy es la Tenencia de Alcaldía.-Lógicamente, hay que señalar que además de estas tres, nuestra generación y anteriores, nos hemos bañado en la playa que había frente por frente del Caserío, en las épocas en que los días de temporal, las barcas amarraban en las rejas de las casas de la hoy calle de Buenavista, época que duró hasta los años treinta y algo, como justifica la fotografía adjunta que muestra al autor, con mi hermana y mi abuelo “Moreno” en el verano de 1932, en la playa frente a lo que hoy es la Tenencia de Alcaldía.

 

SERGIO FERRER DE ALMENARA publicat al blog propietat de l’autor a l’any 2010.

 

De “la Xamusa” a Mercadona

grao46
Casa la “Xamusa” a l’any 1952. Foto. S. Ferrer

Hoy, día 15 octubre del año 2003, se ha inaugurado una gran superficie en este nuestro Grao. Se trata de una nueva sucursal de la cadena Mercadona; cadena de gran difusión nacional, de origen valenciano, y que ha sido montada con todo lujo de detalles, disponiendo de un magnífico local, rectangular que le permite una perfecta y racional instalación y situación de sus expositores y una cómoda localización de sus productos.

Este párrafo anterior define la impresión que me ha causado al primer golpe de vista, el día que lo he conocido. Es la imagen idéntica que siempre he percibido en los varios establecimientos del mismo gremio que he observado, tanto en España, como allá donde los he visitado, en distintas partes del mundo.

A cambio de la espectacularidad en la presentación; de lo llamativo de sus carteles publicitarios; de la abundancia de género en sus estanterías, y de las “Rebajas”, “Ofertas” y “Saldos” que de uno u otro género se nos ofrece con profusión, en la mayoría de estas grandes superficies o Supermercados de los que disfrutamos hoy en día, tropezamos con la realidad que hemos comprobado y a veces forzado, que nos ha obligado, tras muchos intentos y desilusiones, a reconocer, y, no es otra que, tenemos que conformarnos con coger, o mejor dicho comprar, los artículos que hay en los estantes, sin pretender otro producto de la misma especie, pero de otra, talla, medida, color o peso, que el que está expuesto. No me refiero solamente a un mismo artículo de diferente marca, sino al artículo indeterminado (ej. camisa), que nos probamos un número que hemos gastado de continuo, y al comprobar que ese número nos viene un pelín corto, buscamos, para nuestra tranquilidad, la talla siguiente, que lógicamente nunca está, y que solicitamos a alguna persona uniformada, (si la podemos encontrar), y al final una vez localizada esta persona, casi siempre nos responde con la misma frase, que debe ser de obligado conocimiento en los formularios del examen de entrada, y que no es otra que aquella que dice:
-“Lo siento, pero no hay existencias”
o bien la alternativa que también resulta convincente:
-“Mire usted, este modelo es de talla única”,
con lo cual, al final o nos llevamos la que nos viene justa o nos tenemos que volver a casa sin la camisa que nos hacía falta o ilusión. Esto se puede hacer extensivo al pescado o bien a las gaseosas.

LAS TIENDAS DE ULTRAMARINOS
Tanto esplendor, tanta amplitud, tanta abundancia de elementos y a la vez, tanta frialdad y tanto alejamiento en el trato, me traslada a épocas anteriores, donde estos productos, arroz, sardinas, café, (rectifico) malta, longanizas, etc., se condensaban en una sola palabra: Ultramarinos; establecimientos éstos que se instalaban en la entrada de los propios domicilios, que generalmente eran atendidos por las propietarias de los mismos y los que habitualmente, el horario de apertura y cierre, era más bien arbitrario.

estherfoto2
Tenda del “Pelat”. Foto: AHG

Eran estas tiendas de ámbito local y con un radio de acción sobre los vecinos que estuviesen alrededor de unos 300 o 400 metros, no más, ya que más allá de estas distancias se entraba en la zona o radio de acción de la competencia, por lo que a las propietarias no les quedaba más remedio que la mejor disposición y la mejor atención para sus clientes.
Solían tener una estructura muy pareja todos ellos; un mostrador de madera, con una blanca piedra de mármol en la parte superior. Encima de ella había invariablemente, la balanza, bien de dos platos de latón, brillantes como el oro, donde se colocaban las pesas en la parte izquierda y la mercancía en la derecha; llegaron posteriormente las balanzas mecánicas de marca Mobba, las que tenían una cabeza, triangular, parecida a una porción de queso con la punta hacia abajo, y donde en la parte superior de un lado al otro figuraba una escala numerada, que indicaba el peso, normalmente de un kilo, dividida con rayas numeradas equivalentes a un deci/miligramo, y una varilla que se movía a la derecha o a la izquierda, según el peso que soportaba el plato destinado a la mercancía. Esta misma cabeza por la parte opuesta tenía igualmente esta varilla gemela que determinaba el peso y debajo de la escala del peso, una serie de escalas calibrada, de menos a más importe en pesetas, por la que a la vista del peso medido, se hacia coincidir con el precio por kilo y se determinaba el precio de lo servido.

pesois interior
Casa Antonio o “Pesois”. Foto: AHG

Había también encima del mostrador, el inefable molinillo de café; molinillo de aquellos manuales con un volante de considerable tamaño que se utilizaba para moler, cantidades de café que no solía exceder de los cien gramos, como mucho, si es que la materia a moler era café, (mientras hubo café) cuantas más de las veces se trataba de la inestimable malta, o sea, cebada tostada, la cual nos mantuvo abastecidos muchos años, durante y después de la guerra civil. La falta de café en el mercado, nos habituó de tal forma, que cuando se iba al Café o al Bar, se solía pedir “UNA MALTETA DE LA BONA”.

Objetos también obligados sobre el mostrador: dos lebrillos de
barro vidriados, uno para olivas y otro para los pepinillos, ambos con su agua salada para conservarlos, así como una lata redonda de atún en aceite y otra de las mismas proporciones para las anchoas, también en aceite, ya que era normal, para almorzar (a media mañana), se iba con una “rua” para comprar “mescla”, bien atún con olivas u otra alternativa que era las anchoas con pepinillos.

Otra de las cosas que no podía faltar encima del mostrador, eran dos botes de cristal, de boca muy ancha, uno encima del otro, en sentido horizontal, que lo mismo servían para guardar los caramelos de las muchas moscas que se podía disfrutar, que bolas de anises o bien las negras barritas de “puro-moro” (regaliz). Encima de una circunferencia de madera y tapado con una campana de cristal había medio queso manchego y alguna tienda con bastante clientela, tenía también “formatge tendret”, pues este género, en aquel entonces, sin cámaras, ni neveras, no se podía guardar mucho tiempo; asimismo, había, bien encima o bien frente al mostrador, la inevitable bota de sardinas de casco, sardinas saladas y prensadas, las que se consumían en cantidades considerables, por ser parte de la alimentación diaria.

Una pequeña bomba manual, alguna con medidor incorporado, era el mecanismo para servir el aceite de oliva (a veces bastante pudent) que podían comprar los clientes, que iban a la compra con su botella de gaseosa, cada uno, ya que el aceite era simplemente a granel, de la misma forma que para la compra de arroz, garbanzos, lentejas etc., grano en general, había que llevar un “saquet” para cada producto; ya que solamente para el bacalao, las sardinas de bota, y otros pocos productos, se utilizaba el papel de estraza como envoltorio normal en las tiendas.

Una cuchilla fijada al mostrador para el corte del bacalao salado, era otro de los aperos necesarios en toda tienda, al mismo tiempo que algún que otro bacalao seco colgaba de la estantería que estaba a la espalda de la tendera.

En la parte trasera una estantería, siempre de madera, en la que se apilaban, con bastante anarquía, los botes de fideos, arroz, azúcar y café, las pastillas de jabón “El Lagarto”, (estuvimos muchos años en que estos productos estaban racionados y por tanto alejados de los estantes), latas pequeñas de tomate, atún y anchoas, alguna que otra lata de mermelada, botellas de Coñac “Fundador” y “Soberano”, Anís del “Mono” y Aguardiente “Machaquito”.
Las longanizas secas y las morcillas, se colgaban de una “tatxa” en la estantería o bien se guardaban en una “carnera”, para evitar el ataque de las moscas, como antes se cuenta.

Y como elemento higiénico – decorativo, no podía faltar en ningún establecimiento del ramo, aquellas tiras de color amarillo, metidas en un tubo de unos diez centímetros que se desenrollaban, se colgaban del techo y caían en cascada formando un tirabuzón de un metro de largo, y que tenían como objetivo atrapar a todo bicho viviente y volátil que circulase cerca de aquella materia pegajosa de que estaba recubierto. Aunque bien es verdad que todas aquellas moscas que se quedaban pegadas a la tira ya no iban a los demás géneros del comercio, no es menos cierto que aquellas tiras no se cambiaban con la prontitud que la higiene y el decoro aconsejan, de manera que en muchas ocasiones las susodichas tiras, no obstante, daban la sensación de que su color era marrón-pardo, por la cantidad de moscas atrapadas, que el original color amarillo en su estado primitivo.

“APUNTAMEU”
A pesar de todas estas vicisitudes, de todas estas sensaciones de precariedad y carencia de medios, estas tiendas cumplían la función de regular el flujo económico del pueblo. Todas ellas tenían una libreta (y me consta, por que descendientes de alguna de aquellas tenderas aun las conservan como una reliquia de años pasados), libreta, digo, donde se anotaba el importe de la compra en las épocas que la pesca escaseaba, en las épocas que los trabajos portuarios estaban a la baja, o en aquellos dolorosos momentos que en la familia sufría la desaparición de algún miembro importante de la misma; momento duro aquel que por ambas partes se producía, cuando la compradora decía aquella palabra, tan corta, pero de tan gran significado “Apuntameu”, decía; solamente “apuntameu” y con esa palabra le daba a entender toda la tragedia por la que estaba pasando esa familia. También figuraba en aquellas libretas el importe del “gasto” que las barcas hacían en época de “fosca”, (estos gastos ascendían bastante más que las anotaciones a nivel personal), deudas que se saldaban cuando la pesca se restablecía o cuando los jornales de los trabajos portuarios se reanudaban. Por desgracia, si las condiciones no eran favorables, el grosor de las libretas aumentaba, a veces con unas dimensiones tales, que excedían de las posibilidades económicas del tendero y éste o ésta tenía que hacer seguir su escala de deudas ascendente (si éstos se lo permitían, no siempre), a los almaceneros de Castellón, entre quienes estaban los Vallet, Sancho, Navarro, Gimeno y Ortells, Farinós y alguno más. De esta forma se desenvolvía la vida económica, pues las entidades bancarias no aparecieron en nuestro distrito hasta el año 1950/51, siendo la Caja de Ahorros de Castellón la primera Entidad que abrió puerta, en el solar de la calle Buenavista, numero tres, al lado de lo que era la Comandancia Militar de Marina.

No creo que deje mucho más en las existencias de que podían disponer las tiendas del Grao, pues en la época en que está situada esta acción, en los años 1930/1950, no había mucho más que disponer ni que llevarse a la boca a pesar del buen apetito de que entonces disfrutábamos.

Estas tiendas tuvieron una época de normal funcionamiento, con existencias elementales de primera necesidad, hasta la llegada de la Guerra civil, en el verano del año 1936, fecha en que rápidamente comenzó la desaparición de casi toda la clase de productos por nulo abastecimiento de cualquier clase de materia. Comenzó entonces la época del estraperlo, que así se llamaba al contrabando a pequeña escala. Había estraperlistas de pan, de tabaco, de aceite, de jabón, de aceite de engrase y gasolina; de ruedas para los coches, en fin de todo. Todos ellos conocidos por todos, dada la corta población existente en aquellos años en el distrito. Recuerdo alguna persona de los que iban por la calle y estaban en cualquier esquina apoyados en la pared, que al paso de los peatones por su lado, con todo disimulo entonaban o silbaban una musiquilla que todos conocíamos, y cuya letra decía “Tengo pan, barritas y tabaco…..”, de esta forma, silbando o cantando, no se le podía acusar de nada, mientras nada anunciase.

TIEMPOS DE RACIONAMIENTO
Al finalizar la guerra civil, y estando toda España bajo el mando del general Franco, comenzó la época del racionamiento en todo el territorio español y por consiguiente en el Grao y Castellón. Previo de un censo identificativo de la población, se nos facilitó una cartilla por cada vecino, cartilla que constaba de una tapa de cartulina y unas hojas impresas y taladradas, en forma de cuadritos o cupones numerados, de colores diferentes y con las anotaciones de pan, café, arroz, azúcar, aceite, garbanzos, judías, lentejas y varios. Semanalmente, en la prensa del Movimiento, aparecía la noticia más leída de todo el periódico.- La del racionamiento. En ella venía a decir, poco más o menos:
“Esta semana y contra entrega de los cupones números 7 de azúcar, 9 de arroz, 5 de aceite y 6 de judías, se podrá retirar de los establecimientos correspondientes, la cantidad de 50 gramos por persona”.

cartilla racionament0001
Cartilla de Racionamiento de 1940. Col·lecció V. Ortiz.

Efectivamente a partir del lunes, se formaban largas colas para acceder a los productos a que teníamos derecho esa semana, provistos de nuestras botellas para el aceite y los saquitos respectivos para cada otro producto. Las demás necesidades había que conseguirlas en el mercado del estraperlo y a los precios que el mercado negro pidiera. Lo más doloroso del caso era ver a algunas familias, más de las que se hubiese querido, que por falta de dinero, de trabajo y de nada que dar de comer a sus hijos, los padres vendían sus cupones de racionamiento a quien se los compraba, para poder tener alguna perra con que conseguir comida. Fueron unos tiempos y unos espectáculos que marcaron a las gentes de esa época de una manera muy peculiar.
Las cartillas de racionamiento fueron distribuidas por barrios a las tiendas más o menos cercanas, a las que había que ir necesariamente, pues así se había dispuesto, ya que una vez hecho el reparto correspondiente, a la semana siguiente el tendero, había que estampar cada uno de los cupones en unas hojas previstas al efecto, y el total de los cupones, tenía que coincidir con la cantidad de arroz y demás productos entregado, y devolver o justificar el resto. Una vigilancia impresionante. Pero como siempre, la picaresca española dio muestras de sutileza, de modo que a pesar de los controles establecidos, siempre había la posibilidad de escamotear algún resto o “solatge” que llevar a determinadas personas que pagaban su buen precio.

Un amigo, conocedor de este trabajo, me brindó este suceso vivido y sufrido por el mismo, que amplía e ilustra las condiciones de vida de aquellos años:

“Iba yo por Castellón, un día, y pasaba por la acera de Correos, con un saquito de café (de Guinea) al hombro, que contenía el “sobrante” del cupo de la semana, para llevárselo a Don (?), de quien éramos habituales proveedores y, justamente en aquel sitio, una avispa me picó en el labio superior, con tal fuerza y escozor que instintivamente solté el saquito y me llevé las dos manos a la boca. Lógicamente el saco, suelto y con el movimiento brusco de los brazos, cayó al suelo, rompiéndose el cordel que cerraba la boca y cayendo todo el café por la acera de Correos. Ya os podéis imaginar el efecto que produjo aquella lluvia de café y precisamente en aquella época. ¡La de gente que se acercó y cogía el café a puñados y se lo ponía en el bolsillo o donde pudiera!. Era lamentable, pero al mismo tiempo de sainete. En un abrir y cerrar de ojos, me encontré solo, en el suelo, sin café y “en els morros unflats com un dolçainer, per la picá de la vespa”.

LA TIENDA DE LA “XAMUSA”
Había una tienda, solo una, que podía atender las necesidades de las personas que por cualquier motivo, siempre justificado, estuviesen ausentes de su domicilio, en otras localidades y fuesen a buscar los alimentos en pueblos distintos. Era ésta la tienda de Transeúntes, y que en el Grao le correspondió a la tienda de la Xamusa, o sea que además de tener sus clientes propios del Grao, podía abastecer a los transeúntes, lógicamente siempre bajo un control severo, riguroso, y presentación de la cartilla y cédula (documento personal) correspondientes. Además de tienda de ultramarinos, la Tía Pepeta, en los meses de verano, ponía enfrente del establecimiento una mesita pintada de azul con el tablero blanco y a los lados, dos heladoras de aquellas cilíndricas, de madera y corcho, revestidas de alquitrán, donde a base de hielo picado y sal, se colocaba un cilindro de cobre, que lleno de agua de cebada o de mantecado, hacía las delicias de grandes y pequeños. El granizado de agua de cebada, lo servía a vasos y el mantecado, lo servía con galletas rectangulares que colocaba en un molde, una que servia de base y otra de tapa, molde que tenía una serie de muescas en la empuñadura que le daban al helado la dimensión requerida, y esta medida era la que determinaba el precio. Toda una institución, lo último en tecnología punta.

grao45
Bous per davant de la “Xamusa” cap als anys 50. Foto: AHG

Otra de las tiendas que hasta la guerra estaba situada en la calle de Canalejas, frente a la “Xamusa”, era la de la “Sigronera”, (garbanzos, alubias, anchoas, bacalao, etc.), que llevaba la abuela Bendisió.

Había otros establecimientos que alternaban la venta frutas y verduras, con otras actividades, como podían ser, tabernas, verduleras casolanas, pero éstas no las contamos como en la plena actividad de Tiendas de Ultramarinos.

Luego, muchos años después, una vez se fueron abriendo las puertas de otras naciones hacia España, la situación, poco a poco se fue regularizando y desapareciendo el fantasma del Racionamiento que tanto tiempo duró.

A los fumadores también les tocó su racionamiento, pues las cartillas, las recuerdo, eran de un color verde, y con unos cupones rectangulares muy pequeños, y engorrosos de colocar luego en las hojas de liquidación.

Actual y felizmente los tiempos han cambiado; la población del Grao ha aumentado de manera imprevisible, la forma y manera de vivir, de trabajar, de relacionarse y comunicarse, no se parecen absolutamente en nada a lo relatado con anterioridad, y por eso mismo, las modas, usos y costumbres han pasado a mejor vida. Atrás quedaron aquellas tiendas, que al mismo tiempo eran centro cultural y de recreo, lugares de información y de noticia, donde se solicitaba y se ofrecía ayuda en momentos de angustia, en una palabra eran el centro neurálgico del Grao.

TIENDAS Y TENDEROS DEL GRAU
Solo me falta rendir un cariñoso homenaje a las tenderas y tenderos del Grau, que en las peores épocas pasamos juntos tantas dificultades, a las tabernas y casolanas que en alguna medida formaron parte del gremio de la alimentación, y a las tenderas que posteriormente llenaron los huecos que las veteranas dejaron. Vaya, pues todo mi cariño y recuerdo, condensado en estas líneas.

estherfoto1
Tenda de “Tortolilla”.

Como nota anecdótica quiero reseñar que Carmen Bernat Bastán (mi suegra), pocos días después de la llegada de las “fuerzas libertadoras”, el día 13/14 de junio de 1938, fue llamada al puesto de mando de una de las autoridades recién llegadas al Grao, y ante la carencia de establecimientos abiertos al público, aquellos primeros días, sugirieron la posibilidad de abrir una tienda frente a su casa. Así lo hizo y tuvo la tienda abierta alrededor de un año y medio, hasta que la propietaria de la casa regresó del “exilio”, (que como mucha gente en aquellos años sufrió en España), y se hizo cargo nuevamente del mismo, continuando en la actividad, hasta muchos años más.
Ultramarinos del Grau, años 1930 / 1960
AMALIA (Hija) Amalia Martí Juan, S. Elcano, 5
AMALIA (Madre) Amalia Juan Roca, Canalejas, 7
BENDISIÓ Vicenta Trilles Arnau, c/ Canalejas, 57
CACAUERA Paca Ortiz Rochera, c/ Alegría, 27
CACAUERO Josefa Ortiz Ramos, c/ Canalejas, 33
CARAGOLES Fcº y Serafina Senent Cardona y Carmen Rovira Ruiz, Plaza Mercado, 18
CARICH Tomás Torrent Fabregat, Canalejas, 28
CAYETANO Cayetano Mora Catalán, Pl. V Carmen
GORRIXES María Beltrán Clausell y Carmen Sanz Bomboí, c/ Canalejas
LOLA Lola Forés Vilar, Plaza Mercado, 16
MIGUELITA traspaso de “CARICH”, c/ Canalejas, 29
PELAT Bautista Forés Iñiguez, c/ Churruca,
PIÑÓ Fcº Juan Roca y Consuelo Serrano, c/ Albareda, 3
ROGELIO calle Canalejas esquina Pl, Virgen del Carmen, traspasado a “les Gorrixes”
TORTOLILLA Teresa Vilar Llorens, calle Barceló, 47
TRES BANDERES Camino Serradal – Camino La Plana
TRINI Julio Aiza, c/ Alegría, 26
XAMUSA Pepeta Piñana Montoya, Pl. Vgen. Carmen

SERGIO FERRER DE ALMENARA – Publicat al Blog “Grau Històric” propietat de l’autor a l’any 2010